Viena queda al lado de de Bratislava, a no mas de 60 kilómetros. El viajero que pase por Viena, puede, de una forma muy fácil, llegar hasta Bratislava y visitar la capital de Eslovaquia.
Cuando estuvimos allí primero pensamos en coger un tren (nos habían dicho que eran cómodos y rápidos), pero la señora que regentaba el albergue donde nos hospedamos no dudó en meterse en nuestra conversación cuando hablabamos de tomar dicho tren. Nos dijo que la mejor forma era ir en autobús -la forma más rápida, barata y cómoda-
Los autobuses salen de una estación de autobus -pequeña- situada en la parada de metro de Erdberg, en la línea U3.
Desde allí, los autobuses de la empresa Eurolines son continuos (cada 2-3 horas sale un moderno autobús a Bratislava con parada en el aeropuerto de Viena. Se compran los billetes en la taquilla del interior de la Estación. Podremos comprar ya el de ida y vuelta.
El bus tarda cerca de una hora en llegar a la "Estacion de autobuses" de Bratislava, que si no sabemos eslovaco y no hay nadie que hable inglés/alemán en el autobús, está al cruzar el gran puente de Bratislava sobre el Danubio, el autobús lo cruzará y se dirigirá debajo del puente, donde esta esta pequeña estación de autobuses.
Esta estación está al lado del centro de Bratislava, mucho más cerca que la estación de ferrocarriles.
Si no hemos cerrado el viaje, en la misma parada de la estación de autobuses en Bratislava, podemos formalizar la reserva en un puesto que hay allí mismo.